8.07.2006

ESTAMOS DE FIESTAS!! Preparandonos para el 1 de Septiembre.

Las fiestas de Vitoria se realizan en honor la Virgen Blanca. Esta fiesta es el 5 de Agosto, pero las celebraciones comienzan la víspera, el día 4, y terminan el dia 9. Si bien tienen preámbulo el día 25 de Julio, día de Santiago, cuando se celebra el "Día del Blusa".
La celebración de festejos en honor de esta virgen se remonta a tiempos muy lejanos, mucho antes de ser declarada patrona de la ciudad. Hasta 1883 se llevaban a cabo unos actos que, bajo la denominación de "Fiestas de Vitoria", se desarrollaban durante la primera semana de septiembre. A partir de 1884 pasaron a celebrarse en Agosto, tras un acuerdo municipal en el que se decidió que la fiestas lo fueran, ya de forma oficial, en honor de la Virgen Blanca, conocida también como Nuestra Señora de las Nieves, y cuya festividad aparecería fijada en el calendario litúrgico el 5 de Agosto. Será en 1953 cuando la Corporación municipal establezca el calendario festivo tal y como se conoce hoy en día.


FIESTAS DE LA BLANCA (4 DE AGOSTO)
El dia 4 todo comienza con la "Bajada de Celedon".
Hasta 1957 las fiestas comenzaban con el disparo de un cohete (el chupinazo) y el rezo de las Visperas a la Virgen Blanca, seguida de un Rosario por las calles de la ciudad con unos faroles iluminados que representan cada uno de los misterios.
En 1957 un grupo de amigos decidieron "hacer algo diferente" y crearon la bajada de Celedón, con una analogía entre los aldeanos de los alrededores de Vitoria, que se acercaban a la ciudad para celebrar las fiestas. Se barajo la idea de hacerlo con un paracaidista pero, descartado esto por las dificultades técnicas, se hizo con un muñeco que baja desde la torre de una Iglesia hasta la Plaza.
A pesar de ello, durante los primeros años, alguna que otra vez la cuerda se rompió y el aldeano de Zalduendo acabó con sus ilustres posaderas en el suelo.


EL CHUPINAZO:

A las 6 de la tarde en punto el Alcalde dispara el chupinazo y Celedón comienza su descenso. Hasta hace unos pocos años era normal que todo el mundo encendiera un cigarro-puro, incluso las mujeres. Era fascinante ver sobrevolar sobre la gente una nube de humo azulado procedente de los 30000 puros o mas que se encendían al mismo tiempo... Ahora las costumbres han cambiado y , desde hace unos años, lo que se hace es descorchar botellas de Cava (champagne) y rociar a todo aquel que se encuentra cerca...